Poda

Es una valiosa labor para el cultivo que permite corregir desequilibrios, mejorar la aireación de la planta y por tanto, disminuir el riesgo de enfermedades y plagas, facilitar la recolección y mantener a la planta en un estado juvenil permanente.

En Finca la Torre, la poda se realiza inmediatamente después de recolección y tiene carácter bianual. Es decir, el 50% de la finca se poda cada año.

Fertilización

Se basa fundamentalmente en la aplicación de compost, junto con aportaciones en primavera vía riego y aplicaciones foliares con insumos orgánicos, autorizados en agricultura ecológica y biodinámica.

De igual manera, el empleo de los preparados biodinámicos y otros como té de compost, purines vegetales, etc… son utilizados de manera complementaria.

Control de plagas y enfermedades

La prevención es nuestra herramienta principal. Para ello es imprescindible que los olivos se encuentren sanos y que exista una gran biodiversidad que mantenga el equilibrio del ecosistema.

El mayor riesgo para los aceites de calidad es la mosca del olivo. Afortunadamente, las poblaciones de mosca en Finca la Torre raras veces han sufrido desajustes que hayan puesto en riesgo la calidad de la aceituna. La presencia de poblaciones estables de insectos antagónicos, la recolección temprana y el viento frecuente, hacen que sea un lugar inhóspito para este insecto.

El resto de plagas y enfermedades no suele suponer problemas graves y su control se puede llevar a cabo a través de acciones muy puntuales.

Manejo del suelo

En Finca la Torre cuidamos cada detalle del campo, manteniendo las condiciones ideales para nuestros olivos. Trabajamos con cubiertas vegetales silvestres, realizando su control mediante siega mecánica en épocas del año cuando la competencia con el olivar es mayor. Dicha siega se realiza con tractor en las calles y de manera manual en las proximidades de cada olivo. El laboreo es inexistente.

Riego

El olivo es un cultivo típico de secano. No obstante, las aportaciones de agua a través del riego permiten suplir las deficiencias en años donde la lluvia sea escasa. A su vez, un correcto manejo del agua de riego posibilitará perfilar las características de los aceites, pues la humedad de la aceituna es un parámetro muy a tener en cuenta en la elaboración del aceite.

Contamos con una reserva de agua de 100.000 m3, más las aportaciones de varios pozos, además de sensores de humedad en toda la finca, lo que permite optimizar el uso de este bien tan preciado.
Productos
Actualidad
Reconocimientos
Contacto
Acceso clientes
Politica de privacidad
Politica de cookie
Camino Finca La Torre S/N 29540 Bobadilla. Málaga